miércoles, 9 de diciembre de 2015

Stilla olei ardentis

Hemos comenzado nuevo mito.
El primer acercamiento, como de costumbre, es oral. Hemos pasado la clase explicando en griego el mito. Han podido seguirlo sin demasiados problemas, aun introduciendo nuevo vocabulario. Solo tres personas conocían el mito y a pesar de ello han conseguido entenderlo a la perfección, prestando toda la atención.
Como dice Krashen, no hay nada mejor que una buena historia. Eso es lo que consigue que la atención sea máxima, que se olviden de que están escuchándola en otra lengua, que lo único que les interese sea saber qué pasa después. La mente obra el milagro de sobreponerse a la dificultad de un lenguaje que hace un par de meses era totalmente desconocido.
De momento lo hemos conseguido cuando la historia es oral. Nos falta llegar a que también se genere ese interés por medio de lecturas.