jueves, 31 de diciembre de 2015

La manzana de la discordia

Aun en vacaciones hay alumnos (en este caso alumnas) que te hacen sonreír.

He recibido este trabajo voluntario de tres alumnas. Han escrito ellas el texto, han convencido a algunos amigos para que participen (aunque no sepan griego), han representado su propia versión del mito de la manzana de la discordia... y parece que han disfrutado haciéndolo.


Si esto es lo que hemos conseguido en tres meses de clase, qué maravilla. No creo que haya mejor estímulo.

Gracias, Mónica, Belén y Paola, por este regalo.