lunes, 11 de mayo de 2015

Explicando a otros

En multitud de ocasiones hemos comprobado la eficacia de que sean los alumnos los que expliquen a otros alumnos. En esa línea, el trabajo sobre las fábulas que iniciamos el otro día hoy ha dado sus frutos.
De nuevo por grupos han contado con sus propias palabras la fábula que habían trabajado el día anterior.

En un primer momento parecía que el resumen era para mí, es decir, solo recitaban el texto que habían preparado. Pero el objetivo era hacerse entender y que sus compañeros consiguieran seguir el hilo de la historia. Por eso han repetido las veces necesarias cada historia, usando giros, explicando el vocabulario nuevo, dramatizando y usando cuantas armas les han parecido necesarias. Nos hemos reído, hemos disfrutado con las explicaciones y lo más importante para mí, han conseguido utilizar recursos diversos de lengua para explicarse.




Los textos no les han parecido sencillos, pero han conseguido entenderlos solos. Cuando pienso que hace unos meses no conocían el alfabeto y ya están entendiendo a Esopo... Da vértigo la capacidad de aprendizaje.