miércoles, 29 de abril de 2015

Retomando los caminos

Después de tantos días sin alumnos por actividades varias tenía la sospecha de que recuperar el ritmo de aprendizaje de la lengua iba a ser algo complicado. Es el momento de comprobar si lo aprendido era solo para pasar el expediente o ha dejado marca en su memoria.
Hemos comenzado con una clase totalmente oral repasando algunas historias míticas ya conocidas. Tímidamente al principio pero tomando confianza a lo largo de la clase, hemos repasado vocabulario y estructuras. Parece que el olvido no ha hecho tanta mella como me temía.

Hemos terminado la clase con diez minutos de movimiento, o lo que es lo mismo, usando imperativos para movernos por todo el aula. A ver si algún día me acuerdo de grabar las risas de esos momentos únicos.