miércoles, 11 de febrero de 2015

Personalizando el pasado

Empezamos con el nuevo vocabulario para mitos, vamos a trabajar ahora algunos héroes. Queremos también introducir formas de pasado, tal como ya mostramos el otro día.
Aunque lo primero en ver fueron formas de imperfecto, que parecieron más fáciles porque el tema se mantiene evidente, no tengo muy claro ahora si no estaría bien introducir antes el aoristo, pues es más productivo. Así que algunas formas de pasado las he presentado en aoristo, ya que forzaba mucho la narración si los presentaba en imperfecto. Me refiero a verbos como ὀργίζω, que parece más apropiado en aoristo por hacer puntual la acción.
De cualquier modo los estudiantes se han quedado con la idea de que para formar un pasado hay que añadirle una ε antes de la raíz, lo cual permite jugar tanto con el imperfecto como con el aoristo. ¿Tendremos que tener una clase gramatical para aclarar conceptos?
De momento empezamos hablando de ὁ Φίλιππος ὁ ἐκτός καὶ ὁ πατήρ, ὁ Γιάννις Καρόλος ὁ Πρῶτος... βασιλεύει, ἐβασίλευε... Luego nos fuimos a preguntar ποῦ οἰκεῖς νῦν; ποῦ ᾤκεις πρίν; Y casualmente una alumna vivía antes en Menorca, así que sacamos ἡ νῆσος que nos vino muy bien para recorrer el Mediterráneo y terminar en Creta, donde se va a desarrollar el mito.
Estas clases de presentación de vocabulario se van hilvanando sobre la marcha. Tengo un vocabulario en mente que he preparado al redactar la historia que quiero que veamos. Empiezo con una palabra, explicándola en griego e intento ponerla en un contexto familiar para los alumnos. De ahí, a base de preguntas, voy dirigiendo la clase preguntando a unos y a otros, sacando las palabras que he preparado, dándoles vueltas para que las escuchen en varios casos (gracias a los artículos es fácil), incluyéndolas en preguntas relacionadas con sus circunstancias, algunas veces incluyendo etimologías para que quede mejor el recuerdo de la palabra, otras veces con terribles dibujos... hasta que va saliendo poco a poco la historia.
Al menos nos divertimos y muchas palabras se van quedando en la memoria.